Feeds:
Entradas
Comentarios

A pesar que los artículos leidos hasta ahora hacen referencia a criterios para valorar la calidad de una WQ no dan una rúbrica que nos permita hacerlo. Y como considero que éste es un aspecto interesante para poder valorar tanto la WQ que hayamos creado como alguna que queramos utilizar, he buscado modelos para evaluar una webquest. He encontrado varios modelos. Los presento aquí con la idea de utilizar aquel que más me convenza o elaborar un modelo propio a partir de los bien realizar una síntesis de los que se presentan. Disponer de un criterio a la hora de valorar la calidad de una WQ es el camino para poder mejorarla. 

Plantilla de evaluación de Bernie Dodge. (versión 1.03 realizada por: Laura Bellofatto, Nick Bohl, Mike Casey, Marsha Krill y Bernie Dodge a partir de la plantilla original de B. Dodge).

Plantilla de evaluación de Sebastià Capella.  (Sebastià Capella Priu. Comunitat Catalana de Webquest).

Plantilla de evaluación modelo A1 y modelo B2.  (Aurora Fourcade López. Universidad de Alicante).

Plantilla de evaluación de aula21.net.  (Francisco Muñoz de la Peña Castillo. aula21.net).

Quintana (2009) y Moreira (en línea)  siguiendo a Dodge (1999) hacen referencia a los doce tipos de tareas más comunes en una WQ. A saber:

taskonomy

Fuente: Eduteka (2002). Tareonomía del Webquest: una taxonomía de tareas.

Para realizar una WQ no hace ser un experto informático ni dominar un software complejo. Para poder crear una WQ basta con (Moreira, en línea):

  • Saber navegar por Internet.
  • Saber manejar adecuadamente un motor de búsqueda.
  • Dominar el contenido de la materia que se trabaja.
  • Tener conocimiento básicos de HTML para crear una Web. Y este último requisito ni siquiera es necesario dado que existen plantillas y formatos tipo de WQ con los que simplemente se han de rellenar los contenidos de la WQ.

Tipos de WQ.

Hemos de indicar que existen dos grandes tipos de webquest: en función de su destinatario (webquest para el alumnado frente webquest para el profesorado), y en función de su amplitud o duración (webquest que duran una o varias semanas frente a miniquest[1] de duración de una o dos clases)”. (Moreira, en línea).

Aula 21 (en línea) matiza que las webquest de corta duración se desarrollan entre una y tres clases. Tienen como objetivo adquirir e integrar el conocimiento de  una o varias materias (Observación, análisis, síntesis). Mientras que las de larga duración se desarrollan entre una semana y un mes de clase. Tienen como objetivo extender y procesar el conocimiento de  una o varias materias (deducción, inducción, clasificación, abstracción, etc.).

A parte de las webquest también existen las miniquest t la caza del tesoro, para obtener más información consultar:

http://www.eduteka.org/pdfdir/DiferenciasMiniquest.pdf

http://hilmerm.blogspot.com/2007/03/los-webquest-y-miniquest-segn-bernie.html


[1] El concepto de miniquest es una webquest de corta duración que se compone de tres pasos: escenario, tarea y producto.

Moreira (en línea) destaca que algunas WQ ofrecen dentro del apartado “Recursos” una guía para el estudiante donde se muestra mediante diagramas o mapas conceptuales la forma de realizar la tarea y cómo administrar el tiempo.

Moreira (en línea) señala que la WQ se sitúa en el marco del constructivismo, y aplica a un aula presencial una metodología de enseñanza por proyectos usando la navegación en la red. Una navegación que preestablece una serie de recursos de navegación para evitar que ésta se de sin rumbo. 

 Moreira citando a Dodge (1998) señala que la idea inicial de esta metodología “fue desarrollar en el alumnado la capacidad de navegar por Internet teniendo un objetivo claro, aprender a seleccionar y recuperar datos de múltiples fuentes y desarrollar las habilidades de pensamiento crítico”.

Como ya hemos señalado La WQ facilitar el aprendizaje del alumnado a través de ayudas que da el profesor: “andamios” (scaffol­dings).

 Según González (en línea)[1] Dodge (2000) propone usar tres tipos de andamios en las WQ:

  • De recepción, acceso o entrada: lo que la WQ propone que el alumnado haga.
  • De transformación o gestión: manejo y gestión de la información y los procesos cognitivos asociados que facilitan la transformación en conocimiento. 
  • De producción, uso y aplicación o salida: lo que el alumnado produce, comparte y presen­ta.

 Quintana presenta cuatro tipos de andamios en una WQ (Quintana, 2009: 10-11):

  • Primer andamio: «loca­lización guiada de información» por la red. Con el fin de garantizar su cali­dad, el profesor selecciona las páginas Web que considera más pertinentes y guía, de esta forma, la búsqueda de información del alumnado.
  • Segundo andamio: la tarea que los estudiantes deben realizar de manera colaborativa en un entorno entre iguales.
  • Tercer andamio: el alumnado ha de producir los contenidos, eso es propio del constructivismo. Esa concreción (Quintana, 2009: 15) puede ser en forma de texto escrito, página Web, presentación digital, mural, cartel, dossier, debate, conferencia, mapa conceptual, base de datos, tríptico, representación teatral, etc.
  • Cuarto andamio: uso de herramientas y recursos tec­nológicos.

 Un buen recurso para mejorar el aprendizaje del alumnado es ir incluyendo ayudas en los diferentes momentos del trabajo con la WQ. Este tipo de ayudas pueden ser:

  • Preguntas sobre los contenidos y el proceso, sobre qué se ha hecho y cómo, sobre lo que se está haciendo y lo que falta hacer, sobre qué y cómo se ha aprendido, etc.
  • Proponer el uso de recursos de representación del conocimiento como diagramas de flujo, redes semánticas, mapas conceptuales, etc.
  • Plantear actividades que impliquen organizar, comparar, clasificar, ordenar, asociar y sintetizar la información, entre otras.” (Quintana, 2009: 11)

[1] Citado por Quintana (2009: 11)